Páginas

viernes, 17 de febrero de 2017

Tarta de limón sin horno

 -Esta deliciosa tarta no necesita horno, lleva pocos ingredientes, es rápida y tan fácil de preparar que podéis hacerla con los pequeños de la casa. Como el éxito está asegurado, seguro que la haréis más de una vez.


Ingredientes:

1 lata de leche condensada (390 gr.)
110 ml. zumo de limón
200 ml. nata para montar
4 hojas de gelatina neutra
100 ml. de agua

Para la base:


100 gr. galletas maría
50 gr. mantequilla
1 cucharada cacao en polvo
50 gr. de avellanas




 -Triturar las galletas con las avellanas y mezclar con el cacao en polvo y la mantequilla derretida. Forrar la base de un molde de 18 /20 cm. y apretar con una cuchara o la base de un vasito hasta tener la masa de galletas repartida uniformemente. Guardar en la nevera.
 -Con unas varillas montar la nata hasta que este semi-montada. Guardar en nevera.
 -Hidratar las hojas de gelatina en agua fría (unos 10 minutos).
 -Calentamos en el micro los 100 ml. de agua hasta casi hervir, escurrimos con las manos la gelatina y mezclamos con el agua caliente removiendo hasta su completa disolución y añadimos el zumo de limón colado.
 -En un bol grande ponemos la leche condensada y agregamos el zumo de limón con la gelatina.  
 -Mezclamos bien hasta que quede una crema fina y homogénea.
 -Ahora sacamos la nata y con sumo cuidado la vamos mezclando cucharada a cucharada con la crema.
 -Esta paso es importante porque es lo que hace que no se baje la mezcla, si lo batís con fuerza, lo mas seguro es que se corte y tengáis que tirarlo todo.







-Volcar el relleno sobre la masa de galletas y con una espátula lo alisáis. Si le dais unos golpes sobre la mesa (que tenemos mucha costumbre de hacer eso para que se asiente) lo vais a bajar y todo el trabajo de mezclar la nata "suavemente" se ira a la basura.
 -Todo lo que lleva nata o clara de huevo montada hay que tratarlo muy dulcemente, es el único trato delicado que requiere, lo demás se hace con los ojos cerrados.




  -Dejar enfriar en el frigorífico unas 3 ó 4 horas como mínimo.
 -Es de gran ayuda poner una tira de acetato alrededor del molde desmontable, así es más fácil sacarlo y queda más vistoso. Yo suelo usar aros en lugar de moldes.




 -Me sobró un poco de miga de galleta, le añadí chocolate rallado y se lo eché por encima.
 -Se puede congelar perfectamente para consumirlo cuando queráis.




 

3 comentarios: