Páginas

miércoles, 22 de febrero de 2017

Tarta cappuccina

 -Tengo un montón de entradas por compartir pero el ordenador no me funciona bien, ahora tengo otro y la tabblet. Sera un virus muy contagioso ya que se han vuelto completamente locos los tres. (Cosas de la linea).
 -Pero bueno, quería compartir esta tarta, cheesecake o mousse, como querais llamarlo porque me encantó. 
 -La vi en un blog de esos que recopilan recetas de otros blogs y a veces ponen el enlace autentico y a veces no. Este además de no tener dueño, lo hice cambiando varios ingredientes y medidas.
 




 Ingredientes:

Base:  80 gr galletas maría
          40 gr. mantequilla derretida
          1 cucharada cacao en polvo
          30 gr. avellanas 

 -Triturar las galletas con las avellanas, mezclar el cacao y la mantequilla derretida. Forrar el fondo de un molde de 18/20 cm. con la pasta de galletas. 
 -Dejar en le frigorífico mientras preparamos el relleno.

Relleno:  300 gr. de queso crema
               125 gr. de mascarpone
               125 gr. azúcar glas 
               15 gr. harina de maíz
               4 huevos
               un poco de vainilla
              1 cucharadita colmada de café instantáneo
              2 cucharadas colmadas de polvos para cappuccino
              150 gr. de nata

  -Batir el queso crema y el mascarpone, echar la harina de maiz y el azúcar, remover hasta que este todo completamente integrado.
 -Añadimos los huevos uno a uno, removiendo con varillas a mano o a maquina a baja velocidad. no hay que montar, solo mezclar. Seguimos añadiendo la vainilla, el café soluble los polvos capuchinos y la nata sin montar removiendo hasta conseguir una crema suave y lisa.
 -Volcar en el molde sobre las masa de galletas y llevar al horno. Cocer unos 45 minutos a 190º C.
 -Apagar el horno y dejar enfriar un rato en el horno con la puerta semi-abierta.

Decoración: 150 gr queso mascarpone
                     1 cucharada colmada azúcar glas
                     25 ml. licor amaretto

 -Batir el mascarpone con el azúcar y añadir el amaretto. Ha de quedar una crema suave y consistente. Poner sobre la tarta fría  con una cuchara sin alisar, que queden pequeños picos.




    -Podéis doblar las cantidades si queréis una tarta más grande.



 -Tiene una textura y sabor muy suave y delicado. La próxima vez la tendré que hacer a tamaño gigante, todos repitieron.



                                     ¡¡Buen provecho!!


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario